Please use this identifier to cite or link to this item: https://hdl.handle.net/20.500.12313/2079
Title: Árbol de Tinta No. 197. Especial La universidad y el arte
Authors: Sánchez, Fadhia
Espinosa Osorio, Franciny
Sánchez Suárez, Benhur
Galindo Palma, Humberto
Fajardo Valbuena, Martha
Bonilla Morales, María Margareth
Giraldo López, Andrés Felipe
Lozano Pinzón, Jorge Enrique
Bajaire Lamus, Alexa
Uribe Sarmiento, John Jairo
Cardona Lema, Daniel Esteban
Keywords: Educación artística
Artes-Tolima
Literatura
Formación literaria
Universidad de Ibagué
Fotografía
Issue Date: Aug-2013
Publisher: Comunicación institucional de la Universidad de Ibagué
Description: Muchas voces, discordantes entre sí, se levantan para definir el rol de la universidad en la cultura y, particularmente, en el arte. Desde aquellos que lo consideran esencial hasta quienes indican que no cumple ningún papel relevante y solo funciona como una forma de adocenamiento dañino y castrador. Entre los mencionados y extremos enfoques se debaten conceptos que, con respetables argumentos, buscan inclinar la balanza a sus particulares criterios y estructurar los centros de educación superior y sus recursos en apoyo de sus teorías. En efecto, hay quienes consideran que la universidad debe ser territorio excepcional de una élite intelectual que, por supuesto, establece un insondable océano de exclusión para aquellos que no contaron con los elementos esenciales en sus hogares o centros de estudio, para configurar los conocimientos necesarios para hacer parte de los escogidos. En las antípodas están quienes conciben las universidades como lugares donde se borran las inequidades y que funcionan como los grandes ecualizadores de la sociedad; dejando de lado el criterio excluyente y facilitando el acceso a un gran número de ciudadanos que, por el solo hecho de llegar a los claustros, obtendrá una proyección cualitativa de sus conocimientos y destrezas. La discrepancia pasa entonces a quienes circunscriben la universidad a un ámbito donde se proveen técnicas y se desarrollan destrezas para el desempeño de labores y oficios, en contra de quienes la consideran como el escenario propicio para que el ciudadano evolucione, se involucre en el conocimiento científico y tenga a su disposición los elementos constitutivos de la cultura. Hasta llegar al tema de las artes, sobre el que una facción se muestra radicalmente en contradicción de los beneficios que la academia puede brindar y, supone, que lo que hace es coartar la sensibilidad y condicionar al alumno, en contraposición con los que la consideran indispensable y lugar en donde el estudiante se ve rodeado de todo un acopio de conocimiento, en donde sus aptitudes y sensaciones reciben los elementos indispensables para potencializarlos, y hacerlos florecer con economía de tiempos y esfuerzos. Si se vuelve la mirada al panorama colombiano se podrá advertir mucho de lo aquí descrito y, a la vez, reafirmar que la universidad es el sitio donde el ciudadano, ya como estudiante, ya como participante y beneficiario, puede y debe encontrar el acervo de conocimientos y expresiones que le permitan el perfeccionamiento y el disfrute de las artes y, sin duda, de la cultura en sus múltiples y variadas expresiones.
URI: https://hdl.handle.net/20.500.12313/2079
ISSN: 2619-6034
1900-592X
Appears in Collections:Árbol de Tinta

Files in This Item:
File Description SizeFormat 
Árbol de Tinta No. 197. Especial La Universidad y el arte.pdfÁrbol de Tinta No. 197. Especial La universidad y el arte1.98 MBAdobe PDFThumbnail
View/Open



This item is licensed under a Creative Commons License Creative Commons